24.4.05

Poema para Mariana

Justo a medianoche, en el día de Santa Clara.

Robar la noche
enviártela en pantalla
hacer llover al alma
mientras tus ojos
allá
duermen
varios metros
sobre el nivel de un mar
no tan cortés.

Eso intento
Mariana
este lunes
mientras Bruno
es devorado por la téle
y el tiempo se pregunta
dónde fumas,
cuál será el sabor de tu café
los colores de la tarde
la temperatura del día preferida
y qué sueños
tejerás
en collar
de malaquita
por esas calles
donde los Dioses
se sentaron a crearnos.

Dónde
dónde esos círculos de humo
se sientan a mirar marchantes
y qué poemas
ha sido capaz el hambre
de dictarte
como esos sueños
que nos toman por asalto.

Cuando tengas la respuesta
a estas cuestiones
y una lluvia
te ayude a describirlas
te contaré que una tarde
de noviembre
como nunca más he visto llover
en esta tierra
invocamos tu nombre en un cigarro
y una jarra caliente de café combate.

Ese día
Mariana
llegaste
con la lluvia
y las gotas
bailaban en tu nombre

esa tarde
como hoy
nos trajo el aire
a tus ojos
de Van Gogh
y con ellos
pintó en el infinito
el arcoiris.

de Josefina Isabel Saucedo Morales, Guaymas, Sonora, México
Coordinadora, desde hace varios años, de talleres literarios, se dedica también a diversas actividades relacionadas con la cultura, en el territorio de Sonora. Además, ha participado de eventos realizados en Cuba.
pinaybruno@gmail.com
__________________

1 comentario:

http://nopalespoesía.blogspot.com/ dijo...

Gracias por hacerme acompañar por Mariana y la lluvia en esa noche de noviembre, Pina. Ya huele a café...