24.7.05

Entrevista a Lina Caffarello


Entrevista a Lina Caffarello
por Andrés Aldao

Un día, que podía ser cualquier día, recibí un correo electrónico firmado por una tal Lina Caffarello pidiéndome “autorización” para publicar en “El Escribidor” un poema de Ernesto Bavio editado en Artesanías Literarias y (me escribe toda puntillosa) con mención de la fuente. Además, un elogio a la revista... De primera deduje que se trataba de una editora domiciliada en algún punto remoto de la vasta geografía de las Provincias Unidas del Sud. Cortesía, calidez, preaviso... Y yo, tosco ciudadano (ex, Andrés, ex...) de la urbe Rioplatense me puse a buscar el prontuario de Lina. Lo hallé: poeta, pianista, fotógrafa, mujer sensible (casi se me escapa el “mina”), leo sus poemas, le escribo, me escribe y, como diría el flaco caballero de los bigotes caídos (Bavius), “hay un algo en común”. Sí, la melancolía  rioplatense, el amor a las palabras, la ternura en la mirada nostálgica por lo que fue. Listo: hubo — hay — un algo en común. Pienso que es de justicia hacerle una entrevista a esta compositora de palabras y recordar una frase suya:
"Escribo para tender un nexo entre la realidad inmediata y la del ser que soy. Por consiguiente, cada poema es un talismán". Un amuleto, Lina, una mascota, la medallita de la buena suerte...

1.  Lina Caffarello, has publicado dos poemarios, “Suma y resta” y “Alguien tiene un talismán”. Conozco poemas individuales de ambos, y de acuerdo a lo leído en otro reportaje hay tres mojones en tu carrera: poesía construida con una métrica y una rima perfectas; cuentista, y la actual forma de componer tu obra poética, libre, sin más límites que tu imaginación y el manejo de palabras e imágenes que imbrican presente, futuro, pasado, realidad y tu persona en ese mundo. Quisiéramos que le cuentes a los lectores de Artesanías como viviste ese proceso.
- Todo empezó como suele ocurrir, de muy chica, “haciendo versitos”, tal vez porque inconscientemente los pibes van incorporando cantos desde que nacen. Al ir creciendo algunos insisten, y yo también; aprendía de memoria cada poema que caía en mis manos, y trataba de escribir los míos propios.  Cuando en la escuela me explicaron las reglas de la poesía clásica me sentí Alfonsina o Sor Juana Inés, y me obstiné en acatarlas al pie de la letra. Así seguí escribiendo durante una buena parte de mi vida, feliz, acumulando textos, hasta el inevitable momento en que tomé conciencia de la derrota ante el auge de la poesía libre.  Fue un duro golpe.  Cerré la página  y me refugié en el cuento.  Entonces decidí aprender “de verdad”; comencé un taller de escritura y estudié Literatura Universal con Héctor J.Freire, profesor de Letras de la U.B.A., durante ocho años.  A pesar de ello, me resistía ferozmente a todo lo que tuviera relación con la poesía libre… hasta el día en que quise saber porqué un libro de ese tipo de poemas había obtenido un primer premio. Fue una experiencia fantástica. A medida que leía iba comprendiendo que me podía internar en lecturas ocultas; que podía profundizar la mirada en otros niveles, tal como si se tratara de ilustraciones en tercera dimensión. Un amor a primera vista. Me dije: “si vamos a hacerlo, lo haremos bien”, y comencé un taller con Lucila Févola, destacada maestra en poesía de avanzada.    

2.
Otro tema que nos llama la atención es ese sentimiento/nostalgia rioplatense que fluye en algunos de tus poemas. Intuimos... pero queremos que vos nos des a conocer tu versión.
- El sentimiento tiene que ver con el Buenos Aires de mi niñez, más luminoso, más diáfano, lleno de asombros, miedos y maravillas.  La nostalgia está más ligada a lo trágico, a lo que era y ya no es, a lo que perdimos en el camino.  Creo que nunca me desprenderé de eso, de alguna manera siempre aparece.

3.
Lina, los poetas, narradores, cuentistas tienen “santos de su devoción”, autores preferidos, nombres que de un modo u otro, y a grandes rasgos, han influido en su temática, tal vez el estilo, o de alguna otra forma. O no. ¿Podrías decirnos algo al respecto?
- Quienes me conocen saben que la lectura es mi vicio más empedernido.  Sería imposible hacer una lista de autores, y sumamente aburrido, pero estoy segura de que casi todos dejaron su huella; hasta en los escritos más pobres suele aparecer alguna perdida iluminación. Los “santos de mi devoción” son los que me asombran, los que me producen sobresaltos, los que dicen sin decir, los que me hacen guiños poéticos..., no importa que sean conocidos o no, eso es sólo una eventualidad.  Para decirlo más gráficamente, me encantan las simbologías de Dylan Thomas, la aparente simplicidad de Matsuo Basho, las burlas de Borges, los saltos en la poesía de Juarroz, la “solitudine” de Salvatore Quasimodo, los destellos poéticos en la narrativa de Haroldo Conti, la irreverencia de Oliverio Girondo, la fluidez y la cariñosa ironía en los textos de Andrés Aldao…

4. Has estado en Cuba y entendemos que ha sido una experiencia muy importante para vos. A los lectores les agradaría que cuentes lo esencial de esas vivencias.
- Sucede que Cuba es fundamentalmente poética.  Es curioso comprobar que gran parte de la población escribe poesía y de muy buen nivel, tanto en el orden de la escritura propiamente dicha como en lo relativo a su creatividad.  Hay un gran respeto hacia la obra de los demás; todos la leen  asiduamente y, en general, no creo que existan muchos autores nativos desconocidos o no valorados.  Son profetas en su propia tierra.

5.
Una ardilla literaria le ha chimentado a Artesanías Literarias que estás preparando un nuevo libro de poemas. La pregunta, en realidad, es que nos hables de tus proyectos futuros en general.
- Te diré que mi proyecto es escribir, escribir y escribir, indagar, experimentar, hurgar en nuevas estructuras, movimientos, formas de decir… O sea, tratar de crear, de ampliar la mirada.  Claro, eso lleva su tiempo; toda la vida.  A corto plazo, en septiembre, participaré de la IX Convención Internacional de Escritores de Lenguas Europeas que se realizará en Málaga, España.  Sucede que mi ponencia “Gilgamesh, el rey eterno” fue elegida y me han becado.   Y, a decir verdad, esa ardilla no te ha mentido, hay “espumas” flotando en el ambiente.

www.artesanías.argentina.co.il
_________________________________

No hay comentarios.: