30.9.05

Septiembre

El mes de septiembre (y lo escribo bien a la antigua) suele tener connotaciones especiales. Es obvio que para los habitantes del hemisferio sur, implica algo así como la promesa de un nuevo florecer, de un renacimiento.
Algunos poetas, un tanto onfálicos, vamos un poquito más allá: encontramos en septiembre la simbología de un parto propio, de un nuevo nacimiento, esta vez inducido por uno mismo.
En lo personal viene con un valor agregado, una suerte de talismán cósmico. Sin embargo no fue por casualidad, sino por obstinación y trabajo, que algunas veces he podido experimentar fuertes vivencias durante el transcurso del noveno mes. En este 2005, por cierto, el marco fue la Convención en Málaga.

Muchos, muchísimos amigos, poetas y escritores, me acompañaron. Decidida a difundirlos, trasladé “un baúl lleno de gente”: libros y más libros, revistas literarias y de cine, plaquetas, cuadernillos, copias y fotocopias que, creo, no me he equivocado en distribuir adecuadamente.

Por lo demás, enfoqué el encuadre en aprender y aprehender, en ampliar la mirada, correr los horizontes… Un click para captar la imagen de otros conceptos y costumbres.

Lina Caffarello
_____________________________________________________

No hay comentarios.: