21.11.14

Es poco lo que tengo

                                                    Eclesiastés 11,6

Es poco lo que tengo;
no relucen estrellas en mis manos
ni brota de mi cuerpo una cascada jubilosa
donde pueda renovarse la alegría.
No me quedan palabras en la voz,
huyeron de las trampas que le teje el vacío
o el conocido rumor de la costumbre.
Aprendí a enarbolar una esperanza que se agitara
con la ilusión de un estandarte milagroso;
pero no pude sostener esa promesa rutinaria
que el aire despedaza como a un lienzo gastado.
Pertenezco a la secta maldita
de los que nunca triunfan
pero tampoco logran inscribir sus derrotas
en el cantoral de los muros del templo.

Es poco lo que tengo;
un salto en el abismo, una cosecha malograda
y el pecho a la intemperie:
carga pesada que flota en el silencio,
buscando en la miseria de la virtud
y en el esplendor de los desechos,
una luz verdadera que me salve.

de Mireya Piñeiro Ortigosa, Guantánamo, Cuba
De la antología "Mujer adentro".
_____________________________________ 

No hay comentarios.: