8.3.15

5

derretir la aurora con el cuerpo
(mujer que has de arder)
con aroma asequible
precisa en el reclamo
(mujer que has de martillar)
raspajes con corcheas
sones que te anidan el cuerpo
que no cejan
el abuso
de ser
una hembra que exita y que suspira
el himen
como si fuera un plumerillo
la infancia



de Ana Guillot, Buenos Aires, Argentina
De su libro "La orilla familiar".
__________________________________

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bella, suspicaz y arrebatada poética.
Lu Restrepo