3.4.15

XXII

                            Hay distintas formas de ver pasar
                                la vida, de contemplar lo bello
                    o lo siniestro, que ha quedado perpetuado
                                               en algún sitio.
                    Son esas marcas, espejos de otros tiempos
                                      que vuelven a la memoria
                               y nos recuerdan que una ciudad
                 también carga con una cruz en sus espaldas.


Es el peso de la historia, de las batallas
aún pendientes, estigmas que nos acompañan
estemos donde estemos.
  Como esa dama viajera, que ama
a un hombre, pero que de tanto                                                      
                                 en tanto necesita cruzar
                              el corazón de Buenos Aires.


de Luis Raúl Calvo, Buenos Aires, Argentina
______________________________________________

2 comentarios:

Anónimo dijo...

marcas... tan en la memoria luis! intenso. susana zazzetti.

Anónimo dijo...

"... el peso de la historia, de las batallas aún pendientes..." Todo da como resultado un poema muy fuerte.
Santiago