28.8.15

Algún palo borracho

Ni el mantón de Manila más florido
se compara con el tapiz rosado
que bordea al palo borracho.
Es en plenitud que el árbol
provoca a la vez goce y tristeza
cuando desprende los raros pétalos
cribados, sus flores van cayendo
y cada flor es ya la florecida muerte.
Graciosas suicidas dan un golpe 
de belleza cuando el aire sostiene
cada pétalo y lo suelta sobre el tapiz,
mantón que abraza al palo borracho.


de Michou Pourtalé, Azul / Buenos Aires, Argentina

De "La misma que soy", sector '3.Del mundo de las cosas'.

Entrevista a la autora
: http://www.lexia.com.ar/Reportaje_Michou_Pourtale.html

_______________________________________

3 comentarios:

Celia Clara Fischer dijo...

Profunda completud de la entrega que la vida ofrece a la muerte a través de la belleza, lograda por la palabra poética de Michou. Los pétalos, ¿los poemas?, pregunto...
Celia.

E Rai dijo...

He aquí la poética en toda su plenitud.
Mis plácemes.

Anónimo dijo...

Muy bueno, ni Monet hubiera logrado pintarlo tan admirablemente.
Santiago M.