11.7.16

El óleo de la paz


Giran en derredor los adoquines
barridos por suspiros
fatigados
por suelas infantiles que se gastan
en espera de que el buque
derrame su ciudad
y surja desde ella ese paisano
que acercará al oído de mi padre
jirones de la guerra
y a sus manos
el primer filtro del óleo de la paz
liberado
en los olivos tutelares.


de Lina Caffarello, Buenos Aires, Argentina
De "Suma y resta", sector 'el segundo equinoccio'.
______________________________ 

2 comentarios:

Kirie Azul dijo...

Hermosa instancia entre la niñez y el asombro de lo indescifrable.
Nuevos aplausos.

Anónimo dijo...

Muy buen enlace entre la inmediatez del puerto y la añoranza.

Armand Rivier