24.8.16

El pan y la madera


No pongas el mantel, niña.
Deja la mesa al desnudo.
Deja también el pan al desnudo.
Que se vean juntos
el pan y la madera.
El calor y la dicha
nacieron de esa cita.
Mi padre llevó las horas.
Mi madre llevó un cesto
trenzado con el cielo.
¡Cuántas veces el sol
entró con ellos!

No pongas el mantel, niña.
Ahora no, después sí,
cuando se duerma esta ráfaga
de retratos todavía dorados.
Mi padre se acercó al desvelo.
Mi madre se acercó a una fuente
con ángeles custodios.
Si hay fantasmas en las sillas
son espejos del silencio,
del silencio y nada más.
Pronto llegará el momento
de iluminar la comida.

No pongas el mantel.
Deja caer la ilusión
sobre el pan y la madera.



de Héctor Miguel Ángeli, Buenos Aires, Argentina

De "Frutas sobre la mesa".
Biodata: http://lvqs.blogspot.com.ar/2012/02/hector-miguel-angeli.html
__________________________________________

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Gracias, Maestro! Gracias por regalarnos tanta sabiduría poética.
Lo saluda con admiración, Ricardo Torres Bellant -

Jorge Oscar Bach dijo...

Quién dijo que no existe belleza y profundidad únicas en la sencillez

Jorge Oscar Bach dijo...

Quién dijo que no existe belleza y profundidad únicas en la sencillez