27.4.17

5-


Desentierra
una rayuela,
vestigio de infancias infinitas.
Se la arrebata
a la tierra y a la hierba
sobre las que la rayuela era imposible.
Las hormigas y el
tiempo
han legado un
cielo impecable.
Rayuela, dice,
los ojos grandes,
las manos sucias.



de Marcelo Juan Valenti, Rosario -Santa Fe-, Argentina  

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso poema. Anselmo

Anónimo dijo...

rayuela, cortázar, la propia niñez, todo cabe en la belleza de una sola palabra, en todo el poema. susana zazzetti.