31.7.18

6


Los duendes del aire y de la noche
escuchan mis palabras
en el viento y la lluvia

lloran a mi lado.

Los duendes saben
que te he perdido
en el rocío
en los oscuros
murmullos del crepúsculo.

Desnudando
el agua

siguen tus pasos
por sombras y silencios
en ciénagas lunares

tiempos donde el abandono
horadó nuestra antigua alegría.
 


de Héctor Negri, Banfield -Buenos Aires-, Argentina

De "Sobre mi propia sombra". 
Página del autorhttp://hectornegri.com.ar
Más: http://diputadosbsas.com.ar/nota/2129/legislatura_bonaerense_distinguen_como_ciudadano_ilustre_a_hector_negri/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosa alegoría: los duendes cumplen un rol mágico y acompañan el recorrido íntimo del autor.
Saludos.

Lu Restrepo

Fernando Irazusta dijo...

Hay un halo de misterio en este poema. Aunque también creo percibir un aire lúdico e intrigante, algo así como cierta complicidad por parte de los duendes. Felicitaciones.

Anónimo dijo...


¡Qué hermosos poemas, qué maravillosa selección!!! Felicitaciones.
Sofía Molina Hidalgo

Anónimo dijo...

Qué excelente selección de poemas , Lina. Gracias por compartirlos. Un placer leer tu blog.
Abrazo.

Magda