28.8.18

La chiquilla leía...


La chiquilla leía sus cuentos de hadas,
el sapo se convertía en príncipe, nunca al revés.

Hormiga viajera persiguiendo una luna
sobre el río.
No importa cuál río, importa
la desolada contemplación de la naturaleza muerta
arrojada sobre la cama de hotel:
un mapa, una lata, una naranja, ese mirador
austero para un mundo listo para ser enmarcado,
y el vértigo como sensualidad.

(Añoraré caricias pero aún no lo sé)

¿En nombre de qué culpa uso el escape
como símbolo?
¿En nombre de qué abandono?


de Paulina Vínderman, Buenos Aires, Argentina
De "La epigrafista".

Reportaje: https://www.lexia.com.ar/Reportaje_Paulina_Vinderman.html

2 comentarios:

Santiago M dijo...

"No importa cuál río", Paulina seguirá siendo Paulina. Saludos.

Anónimo dijo...


Pienso que puede ser tanto una reflexión como una refracción, relacionada con el niño que todos llevamos dentro.
Ignacio Salazar